lunes, 7 de julio de 2014

San Fermín

El 7 de julio, San Fermín, es un día muy señalado para Navarra y para la ciudad de Pamplona por sus fiestas patronales. En el siglo XVIII, el navarro Juan Bautista de Ustáriz, conde de Repáraz, fue el promotor de la construcción de un retablo en la iglesia del Rosario de Cádiz para dar culto a la imagen de San Fermín.

En 1785, Ustáriz y varios navarros afincados en Cádiz, solicitaron al obispo el patronato de la capilla para una asociación piadosa que habían constituido, en honor de su patrón San Fermín. No se consolidó esta corporación, lo que afectó a las obras del retablo.
Comenzado en 1784, su construcción se prolongó durante varios años, pudiendo concluirse en 1797 gracias a la generosidad del sacerdote José Marcos Ignacio Sáenz de Santamaria, marqués de Valde-Íñigo, que empleó para ello más de 20.000 reales.

El retablo, obra en mármol de Torcuato Benjumeda, presenta en la hornacina central la imagen de San Fermin, atribuida al escultor Cosme Velázquez al igual que las imágenes laterales; San Ignacio de Loyola y San Francisco Javier. En el ático se encuentra el escudo de Navarra sostenido por dos ángeles mancebos.

Algunos de estos navarros ya pertenecían también a una congregación que se estableció en esta iglesia para practicar los ejercicios de la Pasión del Señor, según la venerable madre sor María de la Antigua y que posteriormente pasarían a establecerse en la capilla subterránea que costeó el conde de Repáraz, germen del conjunto monumental que se encuentra lindando con la iglesia y que es conocido como Santa Cueva.

De los navarros que eran comerciantes y navieros figuran entre otros;
- Martín de Aguirre, propietario del navío “San José y San Antonio” y la fragata “Nuestra Señora de la Concepción”
- José de Arquellada y Mendoza, matriculado en el comercio de Indias con 300 toneladas
- José Antonio de Aizpurúa, capitán y maestre del bergatín armado “Nuestra Señora de la Concepción y San José”
- Simón de Echazuría, dueño del bergatín “Jesús, María y José”
- José de Echea, matriculado con 400 toneladas
- José de Lacoizqueta con las fragatas “El Salazar” y “La Mexicana”
- Juan Felipe de Sagoaga con la fragata “San José y Ánimas”
- Juan Felipe de Ustáriz con los navíos “Dragón” y “Caridad” y su hijo Juan Bautista de Ustáriz.

Juan Bautista de Ustáriz y los demás comerciantes navarros citados, mantenían relaciones comerciales casi exclusivamente con Veracruz. Allí residía, y era enlace de los comerciantes y navieros navarros, Pedro Sáenz de Santamaría, padre del sacerdote José Marcos Sáenz de Santamaría. Este último, una vez establecido en Cádiz, años más tarde recibiría la herencia y el título de marqués de Valde-Íñigo. El sacerdote forjaría una gran amistad con el conde de Repáraz, fruto de la cual ambos se convertirían en grandes benefactores de la parroquia del Rosario.

Nota:
Toda esta información se encuentra en una cartela que pusimos sobre la mesa de altar, junto a otra con el programa iconográfico del retablo de San Fermín. Fueron colocadas gracias a la exposición celebrada en enero-febrero de 2013 con motivo del 225 aniversario de la erección como parroquia de la iglesia del Rosario. En el texto utilizamos datos de la conferencia de Mariano de Retegui “Cádiz, su herencia navarra y Torcuato Benjumeda” que formaba parte del ciclo de conferencias organizadas por la Real Academia de Bellas Artes de Cádiz en 1986, para conmemorar el ciento cincuenta aniversario de la muerte del arquitecto gaditano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Entradas más vistas